Bienvenido (a) !!!

Hola! Nos da un gusto increible que nos visites, que esta página ayude en tu crecimiento personal y espiritual, estamos a tus órdenes, no olvides dejar tus datos y nosotros nos comunicaremos contigo, que la gracia de mi Padre celestial esté sobre ti y te haga brillar en medio del lugar y personas con las que te encuentres, nosotros como tu: Estuches de Jesús...



jueves, octubre 21, 2010

Satanás, nuestro enemigo.

     Por lo demás, hermanos mios, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestios de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Efesios 6:10-12.

     El consejo del apostol Pablo a la iglesia de Efeso en ese entonces, y para todos nosotros ahora, procura mantener alerta a la Iglesia de Jesucristo para no caer en las trampas que el enemigo ofrece, ¿quién ees este enemigo?, bueno, aqui Pablo lo menciona con el nombre de Diablo, pero a lo largo de la historia, ha ido adquiriendo distintos nombres, dependiendo la descripción de la ocupación que tenga el el momento. mencionaremos algunos para dejarlo más claro.

     - El acusador                                                            Zac. 3:1
     - El diablo                                                                Mt. 4:1
     - El tentador                                                            Mt. 4:3
     - El malvado                                                            Mt. 6:13
     - Beelzebú                                                               Mt. 12:24
     - Belial                                                                    2 Co. 6:15
     - Asesino                                                                 Jn. 8:44
     - Padre de mentiras                                                  Jn. 8:44
     - Príncipe de este mundo                                           Jn. 12:31
     - Dios de esta edad                                                   2 Co. 4:4
     - Príncipe de la potestad del aire                                Ef. 2:2
     - Ángel del abismo                                                    Ap. 9:11
     - Abadón o Apolión                                                   Ap. 9:11
     - La serpiente antigua                                               Ap. 12:9

     Solo por mencionar algunos, pero seguro tiene muchos más, conocido por sus atrocidades y el sentido malo que él mismo a querido tener para si.

     En la palabra de Dios encontramos un poco de la historia de este angel de maldad, la Biblia en distintos pasajes nos expresa cómo es que fue la existencia de él, antes de que fuera malo y cuál será su destino.

     En primera instancia, la palabra de Dios en Génesis 1:31, nos dice que Dios vió todo lo que había creado, y al decir TODO, pues encontramos que la palabra engloba la generalidad de lo creado, no deja nada fuera, incluye cualquier elemento salido o creado a partir de Él. Esto nos expresa claramente que el diablo, no existe por si solo, en algún momento fue creado, con un propósito divino, entonces, el diablo era bueno.

     Pero al parecer, al pasar el tiempo hubo una idea (el nacimiento de la existencia), que lo perturbó y modificó su propósito, envenenándole la mente y queriendo ser igual a Dios (Ap. 12:7-9), a partir de eso, Jesús nos dice que fue lanzádo a la tierra y con él, arrastro a la tercera parte de los ángeles (Lc. 10:18), y fue cuando comenzó a perturbar el camino y la existencia de los hombres.

     Comenzó por el primero, Adán, fue en él donde se perdió la comunión con el Padre, a través de la desobediencia, trayendo la muerte física y espiritual de la vida del hombre. De ahí en adelante a tentado a los hombres a desobedecer o equivocarse, lo hizo con David, el gran rey de Israel, incitándole al pecado, angustió fuertemente a Job, tentó a Jesús, y fué el implicado principal en su muerte (Lc. 22:3). Así es como conocemos a Satanás en la historia de la humanidad, siempre trayendo caos, buscando constantemente el CAER del ser humano.

     En la actualidad, sigue trabajando, sin descanso, su tiempo se está terminando, él lo sabe y quiere aprovchar cualquier oportunidad de debilidad, cualquier oportunidad en el que el cristiano no se alimenta y comienza a tener un cuadro de LEUCEMIA ESPIRITUAL para incitar al error, al pecado, a la muerte; la Biblia dice que el diablo gobierna un reino opuesto al de Dios (Mt. 25:41), esto nos dice que él, quiere que el ser humano haga lo contrario a lo que Dios manda, al parecer a la gente no le molesta, encuentra más facil obedecer a la tentación que el enemigo pone a la vida propia, que resolver permanecer libre de pecado.

     Es así como Satanás controla el mundo del pecado (1 Jn. 5:19), es el autor intelectual de la maldad en el mundo, él es dios en ese mundo, un dios limitado por la maldad, único lugar en donde puede ser dios. A partir de ahí, busca afligir al ser humano, ya sea con enfermedades o padecimientos severos (2 Co. 12:7) es apóstol Pablo lo sabía, y en ese conocimiento exhortaba a los hermano en la fe; en la actualidad sigue trabajando de la misma forma, afligiendo al cuerpo de Cristo con enfermedades, y deficiencias en la carne, en el cuerpo corporio.

     La tentación para que el hombre que es sano y Dios lo conserva con salud, es tentado a pecar, para que de una u otra forma, el hombre, contendencia pecaminosa por naturaleza, caiga de la gracia de Dios y se convierta en pecador (Hch. 5:3). Son muchas las formas que Satanás ocupa para derrocar el reino de Jesús en la vida del hombre y busca constantemente que el que alaba a Dio y permanece cerca de Él, se desvíe y se aleje de lo que llamamo, culto verdadero (1 Pe. 5:8-9), es por eso que debemos conservarnos atentos a las distracciones que se presentan en nuestra vida cotidiana, resistir y triunfar. En ningun momento debemos dejarnos guiar por algo que impulse la idolatría hacía cosas o disciplinas ajenas a las de Dios, por que sin darnos cuenta nos podemos crear dioses, momentos, elementos, circunstancias, ejercicios, ocupaciones, aplicaciones, etc., que sean agentes que roban nuestro tiempo y dedicación a Dios (Mt. 4:9).

     La astucia de Satanás es muy grande, siempre buscará formas, momentos, ocupaciones, e incluso hacerse pasar como algo bueno, incluso como un ángel de luz (2 Co. 11:14), pero es por eso que la Palabra nos invita a permanecer atentos, siempre vigilando y velando por nuestra vida espiritual, para que nuestro YO espiritual no se distraiga y se derrumbe por un descuido provocado por Satanás. Incluso en la actualidad, quiere hacernos creer que él tiene el poder de la muerte en sus manos (He. 2:14-15), pero la gracia de nuestro Señor Jesucristo nos separa de la muerte dándonos vida y vida en abundancia, Cristo sea alabado por tan gran regalo manifestado en su existencia terrenal.

     Observando esto, estudiando la Palabra y manteniendo nuestra fortaleza en Dios, podemos darnos cuenta de que vencer a Satanás no es complicado como la gente suele creer, por que una vez aceptado a Jesús como tu Salvador y reconociendo que Él es Dios, comenzamos un crecimiento en Él, obteniendo fuerza, salud, protección, sustento, cuidado, amor y muchas otras formas que nos reservan como hijos de Dios, excentos de la maldad, por que Dios tiene toda potestad sobre Satanás (Lc. 22:31-32). Cristo lo ha desarmado!! desde el inicio de los tiempos, desde la fundación del mundo se había establecido, en Génesis 3:15 se habla de eso, que el diablo iba a ser derrotado por Jesús, y cuando Él vino a la vida, lo demostró, en Mateo 4:1-11, en Lucas 10:18 y Lucas 11:20 se ve como Satanás es vencido por Jesús, poniendonos un claro ejemplo de que en vida es facil vivir conforme al corazón de Dios, solo es cuestión de decisión. Incluso después, en la cruz del calvario le derrotó (Col. 2:15).

     Como creyentes debemos luchar, mantener una lucha como esta no es complicada, solo debemos permanecer firmes en nuestra fe, sea cual sea la circunstancias, todos tenemos las mismas capacidades para vencer, vencer en la lucha, vencer con Poder, el Poder de Dios, Poder de lo alto, menteniendonos continuamente en oración (Mt. 6:13), la oración es nuestro teléfono personal con Dios, pero debemos saber que tipo de teléfono queremos tener para comunicarnos con Él, un teléfono con la ultima teconología siempre nos pone en vanguardía, así es nuestra oración, una oración con pasión, con presentación, con sencilles, con humildad, con adoración nos mantiene en la vanguardia de las bendiciones celestiales, dándonos las actualizaciones de ultima hora para mantenernos en comunión constante.

     Debemos buscar el ocuparnos en la obra de Dios, ocuparnos en Jesús, trabajando para Él, haciendo las cosas para Él, por Él y en Él (1 Ti. 5:14-15), en esta forma, manteniendonos en constante servicio, no daremos lugar al enemigo para que influya en nuestras decisiones, nuestras acciones, nuestras bendiciones, todo será conforme a la voluntad de Dios, y por más dificil que parezca o complicado que pueda llegar a parecer, debemos resistir, agarrarnos fuertemente de la mano del Señor, de su voluntad, de sus mandamientos, esa será la clave para que Satanás no sea victorioso, si no vencido por la gracia de Dios en nuestras vidas (Stg. 4:7).

      Por muy dura que parezca la prueba, por muy dificil que sea la situación, permanezcamos firmes en nuestra FE, jamás dejar que la duda gane terreno en nosotros, y estando firmes en la fe, apagaremos cualquier filosofía extraña, apagaremos cualquier duda que comience a arder en nuestro interior, así estaremos escudados en Dios (Ef. 6:16). Conforme a nuestro conocimiento de Dios y nuestra experiencia en Él, alejémonos del mundo y de las artimañas de Satanás, él jamás tendrá potestad sibre nosotros siempre y cuando nosotros no se lo permitamos (1 Jn. 2:1315)

     Siempre recuerda, Satanás pondrá tentación en nuestra vida, pero esto no significa que tendrá victoria sobre nuestras vidas, pero si llegas a dudar, recuerda que abogado tenemos, quien ruega por nosotros, para que no caigamos y la fortaleza de Dios permanezca en nuestras vidas (Lc. 22:31-32), permanezcamos siempre en Dios, para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquienaciones. (2 Co. 2:11)